pixel facebook
Viernes 25 de Septiembre de 2020

28 ° C Clima

Logo Editorial


Cerrar, soltar, aprender y agradecer

Una columna de opinión de Tona Galvaliz


Cotidianamente, nos encontramos en constantes “ciclo de ciclos” interconectados entre sí, en una interrelación entre ellos; por ejemplo, cuando un ciclo termina, el otro se inicia, y así gradualmente entramos al siguiente ciclo.

¿Qué es un ciclo? Es el compilado de momentos vividos empapados de todo tipo de sentimientos sean agradables o no, a los cuales nos apegamos.

¿Por qué resulta complicado cerrar ciclos? Porque has quedado atrapado en algún hecho del pasado.

Nuestra mente se suele anclar en determinadas vivencias y momentos que generaron impacto en algún ciclo, esto frena poder avanzaren el presente para continuar la evolución personal. En psicología se llama “apego” (vínculo afectivo que ata a cosas y o personas), muchas veces sin sentido alguno.

En nuestra naturaleza humana, una necesidad fundamental como el respirar, o alimentarnos es la de sentir seguridad.

Y el apego tiene dos funciones básicas: una función biológica, que es obtener protección para asegurar la supervivencia, y la otra de carácter más psicológico, la de adquirir seguridad.

El hecho de pensar en la separación a lo que se está apegado (consciente o inconscientemente) genera ansiedad, desolación y abandono ante la pérdida.

Por estas y otras razones, solemos apegarnos sin darnos cuenta a cosas, personas, rutinas, personajes etc. “Solemos estar meados, pero calentitos”. Solemos estar mal, pero acostumbrados.

No es saludable abrir si no hemos cerrado, no habrá lugar para lo nuevo si no dejamos ir lo viejo.

Es lógicamente coherente cerrar etapas y ciclos para abrir nuevos.

Para avanzar, es necesario desapegarse, aprender y agradecer. Soltar y dejar ir apegos, no tomarlo como una pérdida, más bien como un crecimiento.

  • Evocar el recuerdo.

Traer a la memoria esos momentos que tal vez te duelen o emocionan, dales la bienvenida, acéptalos, encuentra las perlas preciosas de aprendizajes, la enseñanza, se consciente de ello y agradece.

No se trata de olvidar los hechos, se trata de que no duela al recordar y eso sucede cuando se encontró el sentido positivo a lo vivido.

  • Perdónate y trátate con amor.

No te flageles ni castigues. Focalízate en tus aciertos y buenas intenciones. Reconoce tu mejor versión y si has cometido errores, busca la manera de repararlos de algún modo. Discúlpate con las personas y con la vida, date la oportunidad de recuperar tu paz interior. Siempre es posible.

  • Perdona.

Perdonar no es olvidar, es aprender y capitalizar a través del dolor. Perdonar no es un sentimiento, es una decisión voluntaria de dejar libre al rehén que has encarcelado en la mente y corazón; da por finalizada la deuda del malhechor, recobra tu libertad interior, porque el rencor es hiel que te corroe todo lo bueno, te enferma el cuerpo y espíritu, te roba felicidad, alegría, tranquilidad.

  • Integra y acepta.

No todas las preguntas tienen respuestas inmediatas y muchas quedan en el interrogante eterno. Suponer respuestas hace sufrir.

La vida, con sus circunstancias, no siempre es justa o razonable, es la historia de la humanidad; aferrarse a querer tener claro todo el tiempo, o racionalizarlas buscando razones, desgasta y se lleva tus energías y fuerzas.

Hay cosas que quedan fuera de nuestro control. Dale la bienvenida a lo que fue como fue y acéptala. Lo que fue hecho está.

  • Despréndete

Para lograr desapegarte del sentimiento negativo, necesitas encontrar un sentido que suscita una fortaleza interior y luego con paciencia abordar el duelo que sabemos tiene varias etapas que se dan no necesariamente en el orden que enumero: 1ro, la negación; 2do, la rabia o ira; 3ro, la depresión o gran tristeza; 4to, la aceptación y paz.

A veces se gana cuando aparentemente se pierde, y el tiempo lo demuestra.

Todo tiene su tiempo y propósito bajo el sol. Cerrar ciclos es dar por terminadas etapas en las que ya hicimos todo lo que teníamos que hacer y ya no es necesario permanecer más.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2020 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer