pixel facebook
Jueves 23 de Septiembre de 2021

17 ° C Clima

Logo Editorial


Superó una enfermedad terminal y se recibió de Contador Público luego de 15 años de cursado

En el 2005, debió interrumpir sus estudios para empezar el tratamiento que duró casi cinco años. Pero luego retomó y no aflojó hasta cumplir su meta de ser contador. Una historia de perseverancia personal y ayuda colectiva



Fernando Pereyra empezó la carrera de Contador Público en la Universidad Nacional de Formosa, cuando egresó del secundario, en el año ’95. Siete años después, en el 2005, le diagnosticaron insuficiencia renal crónica terminal y tuvo que interrumpir sus estudios superiores.

Durante más de cuatro años, Fernando debió realizarse diálisis todos los días, hasta que en el 2010, apareció su donante. A mediados del año que viene, se cumplirán 10 años del día que fue trasplantado.

Al recuperarse, Fernando, incentivado por su familia y amigos, decidió retomar los estudios y cumplir su máximo objetivo: ser contador público. Fue así que en el 2011 volvió a la universidad.

“Me costó mucho retomar el hábito de estudio. Con el correr de los años, me pude integrar y adaptar nuevamente a una carrera que es muy compleja y demanda sacrificio”, relató a La Mañana.

Y admitió que fueron años dificultosos por las condiciones que la enfermedad conlleva, pero que siempre encontró la fortaleza para perseverar y superarse en su familia y amigos más cercanos.

“Fueron ellos los que no me dejaron dar el brazo a torcer cuando las adversidades aparecían”, aseguró.

Luego de 21 años de carrera y 15 de cursado efectivo, Fernando logró egresar de la Universidad nacional, pública y gratuita como Contador Público, luego de muchos sacrificios, perseverancias y una red de contención que nunca lo dejó solo.

“Si tengo que dejar un mensaje, claramente digo que una discapacidad o enfermedad crónica no tiene que ser un impedimento para seguir estudiando o persiguiendo objetivos”, expresó Fernando.

Y sentenció: “Hay que meterle pata, ser perseverante y no importa cuánto tiempo pase, si 5, 10 o 21 años como en mi caso; lo que interesa es no detenerse e intentarlo pese a todas las dificultades”.

En la actualidad, Fernando se controla todos los meses en el Hospital de Alta Complejidad de la provincia y convive con medicamentos de alto costo que, al no contar con obra social, son cubiertos por la filial del INCUCAI en Formosa.

Otro claro ejemplo de que el sacrificio es individual, pero para el progreso también se necesitan redes institucionales que garanticen el acceso a los derechos básicos de la vida, en este caso el de la salud y la educación.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2021 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer