pixel facebook
Jueves 21 de Noviembre de 2019

40 ° C Clima

Logo Editorial


ELECCIONES 2019

Paula Canelo: “Macri está en ‘caída libre’, pero la batalla cultural es permanente”

La socióloga e investigadora del CONICET se refirió a los cambios registrados en las preferencias del electorado argentino en los últimos años


En diálogo exclusivo con La Mañana, la profesora Paula Canelo, doctora en Ciencias Sociales (FLACSO), magister en Ciencia Política (IDAES - UNSAM), licenciada en Sociología (FCS - UBA), investigadora del CONICET y docente universitaria, afirmó que el presidente Mauricio Macri se encuentra en “caída libre” y tiene escasas chances de revertir el próximo 27 de octubre los resultados obtenidos en las Primarias del 11 de agosto. No obstante, la profesional aseguró que el Frente de Todos deberá trabajar para evitar que aquellas corrientes de pensamiento “de derecha” que posibilitaron la llegada de Cambiemos vuelvan a tener legitimidad en la sociedad.

En este sentido, la educadora analizó el proceso político que vive la Argentina desde el inicio de la campaña previa a las Primarias hasta la actualidad. “Antes de las PASO, todas aquellas personas que militaban en el Frente de Todos y en otras fuerzas políticas advertían que existía un cambio profundo en el humor social. El problema fue que el mundo de las encuestas, con todas sus reglas y particularidades, y que es el más autorizado para medir las tendencias de intención de voto de la sociedad, indicaba que había una cercanía entre el voto a Juntos por el Cambio y al FdT. Esto no dejó ver el cambio que se produjo en el humor de la sociedad argentina”, explicó Canelo a este diario.

“Ahora, es conveniente analizar cuánto de ese cambio tan repentino del humor social está hablando de una modificación en las adhesiones que facilitaron el triunfo de Cambiemos en 2015 y en 2017. Hay que comprender en qué medida la victoria obtenida en las PASO por el Frente de Todos, que se dio de manera tan rápida, en tan poco tiempo y con candidatos novedosos, habla de cambios profundos que están sucediendo en nuestra sociedad”, añadió.

“Mi hipótesis es que el éxito del Frente de Todos habla de una coyuntura especial, donde confluyeron cuestiones como el voto castigo a la gestión de Mauricio Macri, que tiene que ver con la cuestión económica y que arrastró consigo a otros postulantes de Juntos por el Cambio, como la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal”, agregó.

“El Frente de Todos, contra muchos pronósticos, logró articular un liderazgo extraordinario en Alberto Fernández, que se replicó en otros liderazgos, como el de Axel Kicillof en la Provincia de Buenos Aires. Esto habla de un hecho concreto de la política argentina, pero es un suceso que a su vez puede ser coyuntural”, opinó.

“Me pregunto: ¿Qué hubiera pasado si el Gobierno de Macri hubiese encontrado su ‘Plan de Convertibilidad’? En su momento, Carlos Menem encontró una forma de controlar los ‘demonios’ de la economía argentina, y ese proceso duró diez años. ¿Qué hubiese pasado si Cambiemos encontraba una forma viable de compatibilizar el enriquecimiento de una minoría con un cierto contexto distribucionista? Hubiésemos estado en serios problemas”, expresó la investigadora.

En esta línea, la especialista señaló que por un lado se encuentra la victoria electoral y, por otro lado, la batalla cultural. “Las victorias electorales son momentos donde cuajan factores que son coyunturales y que se combinan para dar un hecho político contundente. Pero esto no quiere decir que el ‘sentido común’ de las adhesiones sociales que permitieron los triunfos de Cambiemos de 2015 y 2017, y que posibilitaron que la gestión de Macri se desarrollara con bastante fluidez hasta hace un año, se haya transformado. Ese pensamiento facilitó un proyecto devastador a nivel social”, especificó.

A continuación, la socióloga definió al “sentido común” como “aquel sustrato de nuestro comportamiento y nuestra forma de vincularnos con los demás sobre el cual no razonamos, pero que nos parece razonable para vivir en sociedad” y que “siempre es conservador, porque tiende a reproducir el orden de la sociedad”.

Asimismo, Canelo detalló que el sentido común representado por el Gobierno de Cambiemos tiene ciertos componentes importantes: el individualismo, una tendencia que se profundiza en el país desde la última dictadura militar; la derechización, que es la orientación de las ideas sociales hacia los aspectos más conservadores, como el fervor por las jerarquías sociales -con las clases ricas, medias y bajas-, como si formasen parte de un “orden natural y no político”; y la preferencia por la desigualdad, porque “muchos sectores sociales creyeron que un orden basado en la distancia con los demás es más seguro”, una idea que “suele ser promovida por el neoliberalismo y que se sostiene tanto en el individualismo como en la ‘meritocracia’”.

“Si bien el Frente de Todos tendrá que resolver cuestiones urgentes, como la emergencia alimentaria, la pobreza y la marginalidad, hay una tarea política muy importante, que es desarmar ese sentido común que posibilitó el Gobierno de Cambiemos. Los grandes medios de comunicación le ‘soltaron la mano’ al Presidente. Me parece que el juego de Mauricio Macri está terminado, pero no así el de Juntos por el Cambio, porque muchos de sus integrantes quieren que el primer mandatario se aparte para poder ingresar en el ‘juego político’. Y no hay que dar por ganada la batalla cultural, ni siquiera con 20 puntos de diferencia”, planteó.

Demandas

Por otra parte, Canelo evaluó como “preocupante” que de los seis candidatos a Presidente que participan de los debates presidenciales, tres sean “de derecha” y que hayan superado las Primarias “a través del voto de personas no sólo de la derecha tradicional, sino también de la clase media y de la clase baja”.

“El crecimiento de los adversarios políticos siempre tiene que ver con errores propios. En los últimos años del kirchnerismo, hubo una cierta confianza en que la mejora generalizada de las condiciones de vida del conjunto de la población lograda en el marco de la gestión se iba a traducir en lealtades políticas”, expuso.

“En este marco, existieron demandas más individualistas, meritocráticas o doctrinarias, que la sociedad percibía que no eran reconocidas por el kirchnerismo. Hubo una suerte de menosprecio por esas demandas, en la creencia de que la batalla cultural ya estaba ganada. Pero nunca se gana la batalla cultural. Es algo permanente”, manifestó Paula Canelo.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer