pixel facebook
Viernes 15 de Noviembre de 2019

20 ° C Clima

Logo Editorial


Reclamo continuo


A once días de confirmarse la continuidad o el cambio de gobierno a nivel nacional, y a menos de dos meses de iniciarse el mandato presidencial que se extenderá hasta el 10 de diciembre de 2023, puede afirmarse que vastas zonas de la Argentina, entre ellas el territorio formoseño en toda su extensión, habrán visto pasar otros cuatro años sin noticias de la reactivación del ferrocarril.

En el caso de Formosa, la postergación se hace más evidente, habida cuenta los avances registrados en provincias vecinas en los últimos años. El olvido para con este rincón de la Patria suma ya más veinte años, si tenemos en cuenta que el ramal C-25 fue cerrado en la década del noventa, primero en sus servicios de pasajeros y luego como transporte de cargas.

Descontando a la administración justicialista responsable de tal decisión -la de Carlos Menem-, en estos veinte años pasaron los gobiernos de Fernando de la Rúa (Alianza UCR-Frepaso), Eduardo Duhalde (PJ), Néstor Kirchner (PJ), Cristina Fernández (PJ, dos períodos) y Mauricio Macri (Cambiemos). Ninguno -salvo una menudencia hasta Mariano Boedo durante el kirchnerismo- incluyó entre sus prioridades la devolución del tren a los formoseños.

Lo vamos a repetir hasta el cansancio: el transporte ferroviario de carga tiene una incidencia sustancial en el desarrollo de muchas economías regionales. Sobre todo en aquellas vinculadas con la actividad agrícola, que encuentran en ese servicio una mejor logística y beneficios en materia de costos para el traslado de la producción a los destinos de acopio y de venta. Se trata de ventajas operativas ponderadas a nivel mundial, pero que en la Argentina no son aprovechadas por la inactividad o el deficiente estado de muchos ramales.

Más allá de la nostalgia por aquellos trenes que conectaban en todas las direcciones a pueblos y ciudades del país, y que en Formosa permitieron el crecimiento de más de una decena de comunidades importantes a lo largo de la línea férrea, hasta la Línea Barilari; lo que más se extraña hoy son los servicios de carga, que también cumplían una función determinante.

La recuperación del ramal C-25 es una causa que debemos abrazar todos los formoseños, sin distinción de banderías políticas. Por eso mismo los reclamos al Gobierno nacional tienen que ser permanentes y gobierne quien gobierne. Nada justifica que levantemos o bajemos la voz según quién esté transitoriamente a cargo de la Administración Central del país.

Demasiado tiempo lleva nuestra provincia soportando promesas cuyo incumplimiento llevó al actual cuadro de inoperancia en su ferrocarril. Las “vías muertas” perjudican a miles de habitantes de nuestro interior mientras los productores agropecuarios sufren la impotencia de ver las oportunidades y negocios que se frustran por los altos costos que presenta el transporte de toda la mercadería en camiones.

Deudas enormes mantiene la Nación con Formosa, incluso a pesar de la famosa “reparación histórica” kirchnerista. Los reclamos a la Casa Rosada deberán seguir a partir del 11 de diciembre, sea quien fuere el Presidente electo el 27 del corriente.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer