pixel facebook
Domingo 17 de Noviembre de 2019

17 ° C Clima

Logo Editorial


LA CHARO

La Voz Legada

“¿Quién es esa mina con esa pinta de sirvienta? ¿Qué hace acá?”, fue la expresión inmediata de Julio Mahárbiz, animador de Cosquín, cuando en 1965 Jorge Cafrune ofreció al público “el canto de una mujer purísima que no ha tenido oportunidad de darlo”, en la cuarta edición del festival. Desde entonces, Mercedes Sosa encarna una figura de intérprete de dimensiones colosales. Reconocida en todo el mundo por su obra musical y su lucha por las causas sociales, sus inicios no fueron fáciles: “Buscábamos otro lenguaje poético y musicalmente nos apoyábamos en el jazz. Hablábamos desde la verdad y la pobreza, pero no descuidábamos el paisaje porque no queríamos alejarnos del pueblo. Nos tildaron de comunistas porque todo acto revolucionario provoca miedo en la gente y la cultura es la revolución más importante. Los que gobiernan no quedan. La cultura es el poder más tremendo que existe”. A 10 años de su partida, La Charo, una de las artistas más innovadoras de los últimos años, presentó “Legado”, disco tributo que acerca la enorme obra de Mercedes a las nuevas generaciones


Por Washington

Si acaso hubiera un extracto preciso de la inmensa obra de Mercedes Sosa que la defina como tal, si fuera posible contar con un puñado de canciones que retraten su lucha inclaudicable y su compromiso, sería más sencillo iniciar “Legado”, una suerte de quintaesencia cuya búsqueda emprendió La Charo, a pedido Fabián Matus, para conmemorar los 10 años de partida de la cantora más importante de Latinoamérica, su madre.

No es casual. La férrea identidad latinoamericana que encierra la obra de Charo Bogarín y su historia personal como hija de Francisco Bogarín, congresal nacional por Formosa desaparecido en la última dictadura, además de su condición de tataranieta del cacique guaraní Guayraré, parecen haber llevado a Matus a encargarle tal hazaña.

“Legado”, sin embargo, escapa al clásico disco tributo evocativo, no se limita a ensalzar la figura de la ausencia como premisa recurrente. Es, en cambio, un trabajo desde la acción y el efecto, ir en busca de la artista y de su mundo sensitivo desde lo presente, traduciendo en clave electrónica todo elemento susceptible de serlo. Para lograrlo, La Charo trabajó con numerosos productores destacados de la escena nacional, logrando un resultado preciso, detallista y profundamente conmovedor.

Violeta Parra, Piero, Raúl Orozco, Víctor Heredia, Silvio Rodríguez, León Gieco, Julieta Venegas, Pedro Aznar y hasta el propio Borges parecen sumarse a esta larga lista de tributadores de la obra interpretativa de Mercedes. Se trata pues de reinterpretar a la intérprete, no sólo desde lo musical sino también desde su bandera, sus convicciones, su compromiso y su lucha.

Cada pasaje revela un terreno propio del repertorio del cancionero popular, pero llevado a un universo sonoro muy particular donde La Charo hace gala de una voz estridente y precisa. Hasta que Mercedes pareciera emerger de ese universo y tomarla por asalto; allí, donde sucede la maravilla: un dueto virtual en el que la madera y la máquina encaran su aventura lírica.

“Legado” parece haber dado confirmación a toda la carrera de La Charo, aun desde sus comienzos con Tonolec, hace unos 20 años, o con su acercamiento al coro toba Chelaalapí, de Resistencia, su apasionado estudio de las lenguas originarias y sus manifestaciones ancestrales como fuente inagotable de inspiración. Su canto libertario y comprometido logra estrechar fronteras entre generaciones, entre lo ancestral y lo moderno, lo analógico y lo digital. Y propone una relectura de una Mercedes siempre nueva, siempre vigente.

“Cantora”, poema compuesto por Víctor Heredia especialmente para este disco, es la mejor aproximación lírica para retratar a Mercedes; y Charo, la mejor intérprete para llevarlo al canto. Más que una mera diatriba desde la ausencia, su naturaleza apostrófica trabaja la palabra desde una reñida despedida ante el exilio (esta vez, definitivo).

No sabemos a ciencia cierta “adónde irá su corazón… ni adónde irá su claridad”. Pero hubo que escudriñar el lenguaje, desarticularlo, exorcizar la palabra e inventar un verbo nuevo para definir a Mercedes y posarlo sobre un canto indomable que fuera tan de barro como el suyo.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

- ¿Cómo fue recrear a Mercedes, tan acústica, tan madera, en un formato electrónico?

“Para mí fue un lindo desafío el que me propuso Fabi Matus meses antes de fallecer, sin saber que se nos iba a ir tan pronto. Él ya estaba organizando para este 2019 el aniversario de los 10 años de partida de su madre. Dentro de los tributos que se iban a hacer, él me pidió que yo escapara un poco al formato de homenaje -donde generalmente hay una banda y un desfile de cantoras y cantores- y que haga una reinterpretación de las canciones que interpretó su madre a mi manera, como La Charo. Me buscaba como artista para que diera mi visión sobre este hecho. Entonces me puse a trabajar y la propuesta fue hacer una Mercedes moderna, electrónica, porque considero que hay generaciones nuevas que no saben quién es y quién fue Mercedes y el legado que nos ha dejado. Me puse manos a la obra y la propuesta fue hacer un poco de lo que vengo haciendo con ‘Tonolec’ desde hace 20 años atrás, que es fusionar la música nativa con la electrónica. Bueno, esta vez, fusionar estos cantos del folklore latinoamericano con la electrónica. Y un poco es un lugar donde yo me muevo cómodamente. Entonces, en cierta manera había una garantía de que el tratamiento iba a ser sutilmente electrónico, iban a ser paisajes electrónicos y no un ‘punchi-pum’ en donde se perdiera el espíritu de la canción. En este sentido, me puse a trabajar con Juan Blas Caballero, mi productor, y con Juan Sardi, mi músico, con quienes hoy estuve en el escenario, invitando a cinco productores además de la escena electrónica: Nación Ekeko, de donde es mi compañero Diego Pérez, Tremor, Chancha Vía Circuito, Gaby Kerpel (King Coya) y Daniel Martin. Entonces tuve un equipo de productores electrónicos muy reconocidos en nuestra escena moderna y nacional trabajando al servicio de hacer una Mercedes a nuestro estilo. Y salió este disco, ‘Legado’, en honor a lo que nos ha legado Mercedes Sosa en su música y también en su conducta social y política que siempre asumió ella con mucho compromiso”.

- Es una cuestión muy particular esto de hacerle un disco homenaje a un intérprete, como si los autores de las canciones también se sumaran a vos a reinterpretar a la intérprete…

“Exactamente. Fue una locura. Porque no se trata de versiones de León Gieco o Víctor Heredia, sino de versiones de canciones y de la manera de interpretar de Mercedes. Y yo estuve muy tranquila en este sentido, porque es un peso que nadie quiere ponerse encima. Como decir: ‘¡No! Cómo te vas a meter con Mercedes, este icono de nuestra cultura latinoamericana’”.

- ¿Nunca llegaron a compartir ustedes escenario o cruzarse en algún festival?

“No, nunca. Y Fabián Matus me dijo justamente que esto iba a ser como una especie de dueto virtual, de revancha que nos tomábamos por no poder haber compartido escena; porque cuando yo empezaba con ‘Tonolec’, ella ya se iba del escenario por estar enfermita. Entonces fue un desafío reinterpretar a una intérprete, algo muy arriesgado, pero a su vez que me llenó de energías, de adrenalina y me animó a abrir un lindo universo creativo alrededor de clásicos del cancionero”.

- Es notable también la recepción de los jóvenes, ya que probablemente no conozcan a la Mercedes clásica, pero hay una apertura hacia las nuevas generaciones…

“Tal cual. Y creo que es más que nada porque uno no subestima a las nuevas generaciones. Mercedes nunca subestimó a su generación y fue un baluarte y un estandarte de la lucha social y política a través de la canción. Como bien lo dice ella en su discurso, como lo repetí yo hoy: los músicos no estamos solamente para entretener; también estamos -y sobre todo- para generar conciencia a través de la música, la poesía. Y creo que la juventud formoseña que estuvo hoy presente, que sigue ahí al pie, está esperando ese mensaje, que está cansada de que se la subestime, de que se le hable solamente del cuerpo, del sexo, de comportamientos sociales en un boliche... Eso está muy bien. Pero si a eso no le agregamos contenido, estamos generando una especie de sociedad quieta y embalsamada. Y lo que tratamos de hacer con este tipo de canción es despertar también nosotros a la par de nuestra juventud, despertar esa sensación de sentirnos vivos, luchadores, generando conciencia a través del arte”.

- ¿Cómo fue la selección de los temas para el disco? Imagino que habrás tenido un trabajo enorme…

“¡Sí! Mercedes interpretó más de 600 canciones y colaboró con muchos cantautores. De allí yo preseleccioné 45 canciones, de las cuales quedaron 9, porque hay un tema inédito en el disco, ‘Cantora’, que lo escribió Víctor Heredia para que yo lo cantara. Y ahí tuve un nuevo privilegio, ya que Víctor me dijo: ‘Solamente escribí dos veces para alguien por pedido una canción: una fue para Mercedes y otra fue para vos’. Así que estoy muy contenta con este ‘Cantora’, este homenaje que le hizo Víctor, escribiendo esta poesía, esta letra y música para su gran madrecita cantora”.

- A propósito de “Cantora”: busqué en el diccionario la palabra “amadrar”. No está.

“La creó Víctor. Es totalmente crédito de él: ‘Madrecita, que nos amadrabas’, dice. Creo que toda la generación de Víctor Heredia, de León Gieco, de Charly García, de Piero... sintió que ella era su gran madraza, esa gallina que pone bajo su gran ala a los pollitos. Y Mercedes dio sentido a muchas de las canciones de estos grandes cantautores, que hoy ya están de pie solos, pero que en un momento se dieron también a conocer por y a través de la voz de una Mercedes Sosa. Entonces ellos sienten eso, ¿no? Que ella es una madrecita que los amadró, que los cobijó, que les dio abrigo”.

- Es un verbo hermoso…

“Es un verbo precioso, sí. Digno para esta gran cantora Mercedes Sosa”.

- Charo, muchísimas gracias por tu predisposición, siempre…

“Por favor. Es un placer siempre dialogar y compartir. Lo más digno que nos construye arriba del escenario es este debajo del escenario. Y esto implica conversar con la gente, expandir el pensamiento, empatizar con el otro, conocerlo y nutrirse”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer