pixel facebook
Domingo 17 de Noviembre de 2019

17 ° C Clima

Logo Editorial


COLUMNISTA INVITADA

Prisioneros de una mente llena de miedos

Columna de opinión de Tona Galvaliz


Buscando seguridades y certezas, estamos condicionados por un miedo sobredimensionado, dejando en manos de otros nuestro poder y responsabilidad para dar respuestas creativas en libertad.

El miedo es una emoción evolutiva cuya finalidad es alejarnos de peligros para conservar la vida, fomenta la precaución y prudencia en la acción.

Pero los discursos, propagandas y medios, permanentemente “nos inoculan el veneno del miedo”, formando opinión, contándonos “que el mundo es horrible, espantoso e inseguro, que ya no hay nada que podamos hacer para que el planeta sea un lugar mejor y más humano, diciéndonos a modo de veredicto que nada depende de nosotros, que no podemos confiar los uno de los otros, que estamos atrapados y sin salida”.

Repitiendo siempre lo mismo; mostrando situaciones dramáticas, de carencias, de injusticias, problemas sin soluciones, fomentando malestar, insatisfacción, divisiones, arengando violencias e inseguridad.

Paso a paso, vamos perdiendo nuestro empoderamiento, nuestra libertad interior, nuestra confianza, tranquilidad y estabilidad, convirtiendo nuestra mente en una cárcel llena de miedos.

A partir de nacer hasta hoy día, nos decimos y escuchamos: ¡No!, en un 95%; y un 5%, ¡Sí! ¡Muy bien!, ¡Felicitaciones! Condicionados para que el 95% de las decisiones que tomamos se geste en el inconsciente desde el miedo.

Cuando estamos atrapados por el miedo paralizante, vivimos con mecanismos defensivos, percibiendo amenazas y peligros por doquier; generando déficit en nuestra capacidad de vivir con coraje, valentía y confianza.

Por eso al miedo hay que mirarlo de frente, cara a cara, porque el miedo está en nuestra mente, es un constructo mental; con esto quiero decir que lo construimos, lo creamos, sobredimensionamos.

De esta manera, hay sufrimiento y dolor por vivir la vida que no se desea, una vida desde la oscuridad, sin poder ver la belleza que existe y el lado luminoso de las cosas, la grandeza que somos, las soluciones y posibilidades.

Para salir de esta autoprisión mental, es necesario hacer un stop y:

Cuestionar juicios propios y ajenos

(juicios limitantes, reduccionistas, distorsionados, tomados como afirmaciones válidas y verdaderas).

Lo que importa en la práctica de nuestro vivir no son los hechos, sino cómo los interpretamos y qué hacemos al respecto.

Porque en base a nuestros juicios creamos el tipo de realidades, accionamos o nos paralizamos y coordinamos acciones específicas con otros para diseñar un tipo de mundo y circunstancias.

Preguntas importantes: ¿Cómo son tus juicios mentales?; ¿desde el miedo y competencia o desde las posibilidades, la confianza y co-creacion?

Cuestionar apegos indeseables e insatisfactorios hacia personas, cosas y situaciones.

El cambio de paradigmas, de modelos, de perspectivas con poder de transformación poderosa asusta, da miedo lo desconocido y considerar nuestra grandeza personal.

¿Escuchaste alguna vez decir a alguien: “¡Confórmate, esto es lo que hay!”?

Muchas veces nos sentimos cómodos en cierta incomodidad, apegados al malestar.

En muchas circunstancias, nos hemos acostumbrado a vivir mal, porque eso malo conocido da seguridad, creyendo que es la única realidad posible.

Resignación total para ir por oportunidades, posibilidades nuevas, soluciones y alternativas. Suelta apegos que te roban vida.

Cuestionar la infravaloración y desvalorización personal.

Lo que creemos creamos. Los límites están en la mente.

Cuando nos dicen o nos decimos: “¡No vas a poder, no lo intentes!”, “¡Es imposible!”, “¡No sabes!”, “¡No sirves!”, “¡No eres capaz!”, “¡No mereces lo mejor!”, heridos en nuestra estima y confianza personal, nos vamos desconectando de nuestra grandeza interior, nuestro merecer lo mejor, desvaneciendo nuestro poder, capacidades, talentos, ilusiones y sueños por comprar esa idea de incapacidad.

Cuestiona esos juicios y creencias. Puedes ser y hacer lo que te propongas.

Hace más de 3.000 años los sabios decían “Conócete a ti mismo”.

El autoconocimiento es clave para llevar una vida próspera, de abundancia, tranquila y feliz.

Sal de tu esclavitud y prisión. Córrete del autoengaño, de la carencia, del victimismo, de justificar que no es posible y que la culpa la tiene el otro.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer