pixel facebook
Viernes 15 de Noviembre de 2019

20 ° C Clima

Logo Editorial


Atrapados por la deshumanización

Una columna de Tona Galvaliz


Hay una misión en cada vida y el trabajo es un espacio y medio para concretarla.

El trabajo es más que ingresos, trámites, horarios y rendimientos. El trabajo con valores y sentido nos convierte en personas más humanas y más felices.

Hoy día, ¿en qué lugar de los balances figuran las personas y los costos humanos dentro de las empresas y organizaciones?

La actividad económica, en la mayoría de los trabajos y profesiones, está enfocada en producir ganancias, rentabilidad y satisfacer necesidades de la sociedad en una oferta-demanda, producción-consumo. Esto es un “fin en sí mismo”, donde el resultado deshumanizante justifica los medios para conseguir el objetivo, con un automatismo de actividades rentables o no, que se convierten en rutinas sin sentido, matando el espíritu.

La economía actual que rige el mundo es el capitalismo. Se fundó para hacer fructificar el dinero obteniendo intereses, asegurar el consumo y acumular capitales.

Tiempo atrás, con la caída del feudalismo del siglo XVII en Inglaterra, el sistema capitalista dominó el mundo occidental hasta hoy día, que se rige por el dinero, la economía de mercado, los capitales, con el nombre de “mercados libres”.

Este sistema económico y social está basado en la propiedad privada de los medios de producción, en la importancia del capital como generador de riqueza y en la asignación de los recursos a través de mecanismos de mercado.

Este sistema considera a la persona como un medio, como una herramienta, como un recurso y objeto utilitario para un fin específico, una pieza dentro de la estructura y engranaje del sistema; de ahí que llaman área de recursos humanos al sector que se ocupa de las personas.

Este sistema ha quitado la atención e importancia al fuego sagrado que nos eleva a la categoría de personas, nuestra “espiritualidad”, esa capacidad de trascendencia para transformar el mundo que habitamos para agregar valor y sentido.

Caben las preguntas: ¿Eres un objeto o un sujeto? ¿Eres lo que haces? o ¿Haces lo que eres?

Somos un texto dentro de un contexto, artífices generadores protagonistas y responsables de la vida que llevamos.

Discernir que la persona y la vida son más que ingresos, rentabilidad, rendimientos, producción, posicionamiento de mercado.

Cuando hablo de trascender, me refiero a ir más allá de uno mismo, encontrarse como parte de un todo, que es más que la suma de las partes y comprender que sólo en ese contexto se es alguien.

No es posible seguir teniendo una mirada reduccionista sesgando la grandeza que somos.

La espiritualidad son nuestros valores, virtudes, ideales que nos mueven y dirigen las decisiones junto a una cosmovisión que incluya el encuentro de otros para darnos y entregar nuestro 100% con nuestra mejor versión.

Cuando advertimos que la vida es más de lo que vemos, es más de lo evidente de la experiencia. Estamos en el campo de la espiritualidad.

Desde ese lugar, a través de la tarea o trabajo que realizamos y producimos, mostramos quiénes estamos siendo, y de este modo vamos recibiendo un llamado existencial a convertirnos en seres responsables, expresándolo a través de lo que vamos realizando con nuestro HACER, pero ya no desde un “tengo que’, un “deber ser”, sino desde un “voy a”; “elijo-decido”y SER cada vez mejor persona.

El capital nunca puede estar por encima del trabajador; el trabajo es para la persona y no la persona para el trabajo, porque por medio del trabajo nos vamos construyendo, desarrollando y creciendo.

Seremos felices al descubrir el sentido y propósito de trascendencia de nuestro trabajo; “lo amaremos”, contribuyendo con aportes a nuestra sociedad; y con ello nos elevamos y dignificamos como personas.

Advertir que la vida es una oportunidad para algo con valor y sentido para recuperar lo más humano de lo humano en todos los ámbitos y realizar un cambio de consciencia y paradigma.

El counseling laboral es un abordaje profesional humanista existencial, ideal para resolver insatisfacciones originadas en el trabajo o vinculadas con él.

Lo que es bueno para TODOS es bueno para UNO.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer