pixel facebook
Jueves 12 de Diciembre de 2019

31 ° C Clima

Logo Editorial


CON UNA NOTA DEL OBISPADO

Religiosas recorren escuelas laicas “evangelizando” alumnos y generan rechazo en tutores

Niñas y niños vuelven a sus casas con rosarios colgados del cuello o en la mochila. Los directores autorizan las charlas sin notificar a las familias


Con una autorización firmada por el Obispo José Vicente Conejero, un grupo de religiosas pertenecientes a la Asociación “Armada Blanca”, movimiento eclesiástico con sede central en L'Aquila, Italia, recorren escuelas públicas y laicas de educación primaria y de nivel inicial de la ciudad, con el objetivo de “evangelizar” a los niños, niñas y jóvenes “en el territorio de la Diócesis de Formosa”.

Estos son los términos que incluye el comunicado con el que las religiosas llegan a las escuelas laicas. Brindan charlas a los y las alumnas, y les entregan rosarios y trípticos “para proteger a las familias” y “que no se vuelvan malos”, según comentaron los niños a sus padres. La Mañana consultó tutores de los alumnos de varias escuelas. Algunos se mostraron indiferentes, mientras gran parte manifestó su preocupación por una “misión de evangelización” que se autoriza por los directivos sin el consentimiento ni el mínimo aviso a las familias.

“Abrí la mochila de mi hijo que va a 1° grado de la EPES N° 66 y encontré un rosario y un tríptico. Le pregunté de donde sacó y me dijo que fue una señora a la escuela a hablarles de Dios. Pregunté a otras mamás y papás de los compañeritos de mi hijo y nadie sabía nada. Entonces decidimos hablar con la directora y no ser indiferentes a la situación. Fui sola”, expresó Belén, mamá de un niño de 6 años.

Comentó que la mujer se presentó en la escuela el martes pasado con una nota firmada por el Obispo. La directora consultó con autoridades de otras escuelas, quienes expresaron su conformidad con la charla, por lo que la dejó “evangelizar”. “Cuando le planteé que al ser una escuela pública, laica, gratuita y obligatoria -características otorgadas por ley- no debería permitir este tipo de prácticas en el ámbito académico, al menos sin el aval previo de los tutores, se excusó diciendo que no fue obligatorio y que una maestra evangélica se retiró del aula”, explicó Belén. “Lo ocurrido también significa un trato desigualitario a grupos religiosos minoritarios y hacia los no creyentes”, agregó.

¿Qué tan libres de elegir escuchar o no una charla invitada por sus docentes, o de tomar o no un rosario, pueden ser los niños y niñas de seis años que, quizás, nunca antes habían hablado de estos temas con sus padres?

En este escenario, Belén, mamá del alumno de 1º grado se refirió a la ESI. Mencionó que, según le explicaron desde la institución, en el primer año se da de manera transversal, de forma hablada, y que recién a partir de 2° grado empiezan a abordarla con actividades particulares. ¿Qué tan preparados pueden estar unos niños de seis años de distinguir cuándo se les impone ideología religiosa en un país laico, en escuelas públicas donde recién se empieza a tratar temas de Educación Sexual Integral (obligatoria por ley nacional) en los próximos años?

Otros casos

“A Mateo le dieron un rosario y una libreta donde enseña cómo rezar. Tiene 6 y va a la Escuela N° 1”, dijo Mariana, la mamá. “A mis nietas de 6 y 12, también les entregaron. Van a la Escuela N° 58. Una sola aceptó. Nosotros somos creyentes pero no nos parece que éste sea el lugar. Eso no está en el programa curricular. Los directivos permiten estas cosas por un miedo a ser pecadores y son muy pocos los que se preocupan por cumplir una ley garantizando la educación sexual de manera transversal”, opinó Susana.

Andrea, mamá de unos mellizos de cinco años, alumnos de la Escuela N° 2, también se sorprendió con la visita de “una señora que me dio un rosario”, según le relató su niña. “Sorprende porque piden autorización para cada cosa que hacen los chicos, pero eso no lo informaron. Nos encontramos a la salida con los chicos y los rosarios”.

Lo mismo plantearon dos mamás a quienes les sorprendió el rosario colgado del cuello de sus hijos cuando los retiraron del jardín. Esta vez, de gestión privada. “Cuando pregunté, la seño me dijo que son monjas que vinieron de Portugal. Fueron dos veces al jardín. La segunda vez le dieron un rosario bendecido en Portugal que brilla en la oscuridad. Así los convencen de usarlo. Yo les expliqué que nosotros no practicamos la religión. Estoy molesta porque lo hicieron sin autorización de las familias”, expresó una de ellas. La otra, mamá de un niño de 3 del mismo jardín, entendió que “las monjas eran de Paraguay”. “Mi hijo salió con el rosario puesto diciéndome que era para proteger a la familia. Le pregunté, proteger de qué. De que nos volvamos malos”, aportó.

El ejército Blanco

Según se detalla en la página web de la Armata Blanca (www.armatabianca.org), el movimiento eclesiástico “tiene como objetivo principal el cuidado espiritual de los niños a través de la Consagración a Dios Padre en María, con la formación de Nidos de Oración”. Unas de sus líneas eclesiales es la lucha en contra del aborto, mediante “evangelización misionera, en el espíritu de Montfort, especialmente en Europa del Este y las Américas”. Este dato no es menor teniendo en cuenta la avanzada que se viene dando en toda América en contra de los derechos humanos ya conquistados, como la identidad de género y la educación sexual integral en las escuelas.

Educación laica

En este marco, es importante destacar que desde 1884, según la Ley 1420, la educación pública es común, laica, gratuita y obligatoria en todo el país. Esta Ley de Educación Nacional sostiene en su artículo 8 que “la enseñanza religiosa sólo podrá ser dada en las escuelas públicas por los ministros autorizados de los diferentes cultos a los niños de su respectiva comunión, y antes o después de las horas de clase”. Por otro lado, resaltar que existen distintos tratados internacionales ratificados por Argentina y con jerarquía constitucional, que establecen pautas claras sobre la infiltración de la religión en el ámbito educativo: el Pacto de San José de Costa Rica o la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su artículo 12 inciso 4, establece que los padres o tutores “tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Rezar y merendar

En este contexto, la mamá de una niña que asiste al 3º grado de la Escuela N° 519, negó conocer sobre la visita de las misioneras católicas, pero sí resaltó que si bien se trata una institución pública, todos los días, cuando les sirven la merienda a los y las alumnas, “los obligan a rezar”. “Yo no tengo nada en contra de la religión católica, pero es una forma de imponer a mi hija algo que en mi casa no se practica. Una escuela laica debería dedicarse a enseñar contenidos de las materias, no a adoctrinar sobre religión, mucho menos obligar sin autorización de los padres, porque para eso es una escuela laica. Si no, la mandaría a una religiosa”, manifestó.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer