pixel facebook
Miércoles 21 de Agosto de 2019

27 ° C Clima

Logo Editorial


ARTE

Una mirada de la guerra desde el arte

Se inauguró recientemente, una muestra de artistas argentinos en Paraguay. Walter Tura es el artista visual que representa a Formosa allí


Por Yamile Gonzalez

Humaitá se llama la muestra de artistas argentinos, acompañada de la crítica y la curaduría del artista Enrique Espínola, recientemente inaugurada en el Centro Cultural Citibank de la ciudad de Asunción, Paraguay. En ella exponen Diego Pogonza, Hernán Ramírez, Sergio Falcón, Jorge Alegre, Richar de Itatí y el formoseño Walter Tura.

Walter Tura es artista visual desde 1999 y en los últimos años comenzó a incursionar en la historia latinoamericana. En el caso particular de la muestra Humaitá, presenta fotografías en toma directa en determinados lugares históricos donde sucedieron los acontecimientos re-tratados para la obra: “La vuelta de Humaitá y las trincheras de Curupayty”.

Sus obras tienen un significado visual plano de las situaciones de la guerra intervenidas con soldados de colores de plástico, donde el paisaje verdusco sirve de lienzo para el colorido de los elementos a jugar.

La exposición plantea una mirada de la denominada “Guerra Guazú”, que se desarrolló entre 1865 y 1870, una guerra desigual que movilizó cientos de miles de hombres, modificó las fronteras políticas y destruyó al Paraguay, un país que se configuraba como modelo de desarrollo alternativo a las normas que las hegemonías económicas proponían.

El curador de la expo explica que luego de enfrentar la alianza entre Brasil, Argentina y Uruguay, quienes necesitaron de 5 años, enormes esfuerzos y cuantiosos empréstitos ingleses para derrotar a una sola nación, Paraguay perdió el 40% de su territorio y las dos terceras partes de su población: de 600.000 habitantes apenas sobrevivieron a la guerra 200.000.

La historia está viva

Durante la guerra, Humaitá fue la gran fortaleza que demoró el avance de los ejércitos aliados contra el Paraguay; y de los cinco años que duró el conflicto, Humaitá resistió casi cuatro. Luego de que se perdiera la fortaleza, el enfrentamiento dejó de ser de igual a igual para ser una guerra de cacería.

“Era la iglesia de San Carlos Borromeo, convertida en el cuartel general del ejército paraguayo y ubicada en una zona donde el río Paraguay hace una serie de curvas que hacen del lugar una zona inaccesible. De la iglesia de Humaitá actualmente sólo quedan ruinas. Es uno de los pilares de la memoria viva de la historia”, resume.

“Hay un interés particular de este grupo de artistas argentinos que se reúnen en este proyecto, y es la admiración por aquel Paraguay del siglo XIX, aislado económicamente de las grandes potencias y que, sin embargo, logró el mayor desarrollo de la región. No dependían de los productos industrializados europeos, sino que ellos mismos los producían. Seguramente, de haberse expandido este modelo de autoabastecimiento, hubiera cambiado el curso de la historia de los países americanos”, comenta Espínola. “Se trata -agrega el curador- de un proyecto de reparación histórica de un grupo de artistas argentinos al pueblo paraguayo, en representación de aquellos argentinos que en tiempos de la guerra se rehusaron a ir a combatir al Paraguay”.

Este interés los llevó a Humaitá, a entrar en contacto directo con el pasado en un lugar donde la historia está viva. Por eso, xilografías grabadas en las trincheras de Curupayty, fotos tomadas en las ruinas de la iglesia y retratos pintados sobre ladrillos históricos de cuarteles forman parte de esta muestra.

El curador sostiene que Humaitá es un proyecto de reparación histórica de un grupo de artistas argentinos al pueblo paraguayo, en representación de aquellos argentinos que en tiempos de la guerra se rehusaron a ir a combatir al Paraguay, ya que no había rivalidad alguna con aquel país hermano. Dentro del territorio argentino hubo casi la misma cantidad de muertos que se opusieron a la guerra, que los que sí fueron a pelear contra Paraguay.

El proyecto ya cuenta con dos exposiciones previas, siendo la primera realizada en Humaitá en 2017, en el Museo Histórico, Ex Cuartel del Mariscal Francisco Solano López.

La segunda muestra se realizó en la Ciudad de Buenos Aires en 2018, en la Fundación Paraguay Cultura, espacio que le pertenece a la Embajada de Paraguay en Argentina.

Esta tercera muestra es en Asunción e invita a “reflexionar sobre un conflicto del pasado, pero con las miradas personales de cada artista en vistas al futuro”.

“La construcción de la memoria social y transmisión de lo sucedido a las nuevas generaciones es indispensable para imaginar un futuro mejor y asegurar que conflictos armados como este no se repitan nunca más. La Guerra Guazú es una guerra que está escrita a sangre y fuego en el corazón del pueblo paraguayo. Recordarla y hablar de ella es un ejercicio fundamental para fomentar la reparación histórica, el perdón y la convivencia armónica de todos los hermanos de nuestro continente americano”, concluye.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer