pixel facebook
Miércoles 17 de Julio de 2019

24 ° C Clima

Logo Editorial


ECONOMÍA

El “telar de la abundancia” llegó a Formosa: ¿feminismo o estafa?

Un sistema para hacer dinero es furor en varias ciudades del país, incluso en Formosa. Agrupa sólo a mujeres con un criterio “solidario”. Invierten grandes sumas, algunas ganan, otras no. De qué se trata y cuáles son las discusiones.


El telar de los sueños, el mandala, la flor de la abundancia, la bicicleta, la pirámide. En el último tiempo comenzó a circular en todas las ciudades del país un sistema de “economía solidaria” -así lo presentan- para generar dinero. El sistema es viejo, es el mismo que utilizan corporaciones multinacionales conocidas para vender productos dietéticos o de cosméticos, basados en el reclutamiento de más vendedoras. Es el mismo que aparece con fuerza, por lo general, en tiempos de crisis económica generalizada bajo distintas denominaciones, según la época, pero esta vez tiene un tinte distinto: es sólo de mujeres, no hay inversiones sino “regalos” que son grandes sumas de dinero, - por lo general en dólares- , y el funcionamiento depende de las “energías” de las mujeres que ingresan.

Actualmente hay un montón de mandalas girando en el país, incluso en Formosa. Se manejan con grupos de WhatsApp al que se suman nuevas integrantes por semana, en la medida que una nueva mujer “se consagra”, es decir que llega al centro y cobre el dinero.

El enfoque “feminista” con el que promocionan el mandala cada vez más expandido, para convocar a las mujeres, generó muchas controversias entre las ya convencidas de que funciona y las que lo discuten.

La Mañana habló con distintas mujeres para conocer el mecanismo y las opciones posibles.

¿Cómo funciona?

Se trata de una economía circular, “consciente y colaborativa” entre mujeres. Parte de una flor con cuatro energías: fuego, viento, tierra y agua. Hay cuatro etapas hasta llegar al proceso. La mujer que está en el centro es “agua”, a este elemento lo secundan dos mujeres “tierra”. En tercer lugar hay cuatro mujeres “viento”. Para que la flor se complete, cada viento debe invitar a dos mujeres cada una, que serán “fuegos”. Cada fuego hará un aporte de 1.400 dólares que será un “regalo” para la mujer del centro, “agua”. Cuando ésta recibe los ocho regalos de cada mujer fuego “se consagra”, es decir cobra el dinero recuperando el monto que ella puso para entrar: 1.400 dólares, y se retira del mándala pero no del sistema: porque “sigue acompañando y dándole fuerzas a sus fuegos y las acompaña en todo el proceso”.

Cuando el agua se consagra, el mandala se completa y se divide en dos. Así, cada “tierra” pasa a ser el agua de su propio mandala. Todos los elementos suben un escalón y, de nuevo, las que ahora son “viento” deben conseguir nuevos fuegos. Ocho mujeres más para cada mandala. Empieza el ciclo de nuevo y así, infinitas veces.

Los montos varían según los acuerdos propios de cada mandala. Pero – según explicó una de las participantes- “el hecho de que sea mucha plata, hace que funcione”. “Se meten mujeres con compromiso, con dinero. No van a estafarte. Incluso, ayudan a las que quieren entrar porque necesitan la plata para cumplir sus sueños”, afirman.

Sin embargo, para que el sistema cierre, se necesita siempre ocho mujeres que inviertan, y luego 16 y luego, 48 y así, porque el mandala se divide cada vez. Así puede llegar el momento en que el sistema se vuelva insostenible en el tiempo, se caiga y la que ingresó, con las mejores intenciones, no cobre y se sienta estafada.

Experiencias

“Entré a un mandala hace unos meses. Pero era menos plata y en pesos, por eso no me dolió tanto. Lo tomé como un regalo para la que estaba en el centro porque yo la conocía, pero yo no recibí nada. No conseguimos a nadie más para que entre y me quedé estancada. Me prometí que nunca más me metería en algo así porque por más de que gire rápido, alguien se termina embromando y yo soy parte de esto. Sin embargo, casi me convencen para entrar a este sistema nuevo que ahora está circulando. Es distinto, lo plantean desde un enfoque de mujeres y hay más que una intención de hacer dinero: te invitan a ser parte de algo. La mayoría de las mujeres que entran están muy entusiasmadas, esperanzadas. Vos ayudás y ellas te ayudan”, comentó Agostina.

Agostina es de Formosa, ahora no está en ningún mandala pero sus amigas sí y no paran de invitarla. “Uno de los que circula en Formosa vino de una de las provincias del sur. Al principio es fácil conseguir mujeres, porque entran las de tu círculo de confianza, pero llega un momento en que se frena y empiezan a desesperarse todas”, contó.

Del otro lado, de las convencidas, permanece el mismo argumento: “Cuando una se consagra, festejamos todas y si una no avanza, salen todas a buscar a alguien para completar el mandala. Nos reunimos una vez por semana, hablamos de nuestros sueños, de lo que queremos hacer con la plata. Lo compartimos con otras mujeres y otras te ayudan a lograrlo”. Si no avanzan, no es por culpa del sistema que no cierra, sino porque no fluye la energía “porque falta convencimiento, entonces no atraes a otras”, porque si se cree, se puede.

El tema de “los sueños” es uno de los argumentos que gran parte de las feministas cuestiona. En los últimos días, referentes del movimiento feminista nacional salieron a repudiar “el fundamentalismo de telar” en sus redes y en otros medios. Entre éstas, Mariana Carabajal y Florencia Etcheves (ambas impulsoras de Ni Una Menos); también Malena Pichot. “El telar no deja de ser una estafa”, afirman.

La polémica está instalada, mientras tanto, el mandala ya gira en Formosa, ¿llegó para quedarse? El tiempo lo dirá.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer