pixel facebook
Lunes 23 de Septiembre de 2019

11 ° C Clima

Logo Editorial


HISTORIA DE VIDA

Empezó vendiendo suvenires en la calle, creó una marca de riñoneras y llegó a Kuwait

El joven formoseño, Patricio Bonatti, cuenta cómo logró comercializar sus productos en Asia. Atravesado por giros a lo largo de su vida, logró en poco tiempo pasar de ser feriante a empresario. Ahora busca posicionar su marca en aeropuertos internacionales.


Comenzó vendiendo velas desde una mantita en la calle, no resultó. Probó con riñoneras y encontró el centro. Creó un producto con su propio diseño y ahora cerró un negocio con empresarios árabes. Patricio Bonatti es un joven formoseño que vive en Buenos Aires hace diez años y en poco menos, logró posicionar su marca: “Ultrarunning” llegó a Kuwait. En diálogo con La Mañana, Patricio Bonatti contó su historia y habló de su visión del mundo para atraer las buenas energías y así cumplir sus objetivos.

Patricio vivió en Formosa hasta 9º año de la secundaria y, por cuestiones de la vida, migró al sur junto a su familia. Luego fue a estudiar a Buenos Aires -diseño primero, arquitectura después- y allí sigue hasta el día de hoy. Las vueltas de la vida -de nuevo-, lo convirtieron en emprendedor.

Patricio trabajó durante seis meses en un shopping donde no la pasaba bien. Hasta que un día se cansó de los tratos y las condiciones de trabajo y renunció. Fue lo que necesitaba para encontrar su dirección. Así lo cuenta: “En mis horas de descanso bajaba a Plaza Francia y me sorprendía de cómo trabajaban los feriantes. Siempre tuve en la cabeza la voz de mi amigo Carlos que contó que empezó vendiendo jabones en el barrio y hoy es un importante empresario en Formosa. Sabía que con mi mantita en el piso, iba a llegar lejos”, expresó.

Dejó todo y salió a la calle a vender. Empezó probando con unas velas que habían quedado en el salón de eventos de su madre. No funcionó. Insistió con unas riñoneras que también encontró en una caja perdida que formaron parte de algún “souvenir” y ahí, sí. “Ese día hice dos sueldos, $ 20.000 en el 2017 mientras yo cobraba menos de la mitad”, contó aún maravillado.

Ultrarunning

“Ya no sabía qué hacer, vendía un montón de cosas que encontraba en casa, los sombreros de mi abuela, jarrones. Encontré las riñoneras, hice un cartelito en el piso y empecé a notar que la gente las miraba, abría los ojos. Anduvo muy bien. Entonces, fui a pasar navidad con mi familia y cuando volví, invertí un poco y comenzó esta rueda”, detalló.

Contó que su tío, dueño de una fábrica de guardapolvos conocida de Formosa fue su “mentor financiero” y lo ayudó -lo ayuda- en las primeras inversiones. Su amigo, Pedro Altuna, fue su primer socio, e irse de viaje su primer propósito. Eso, cuenta, “ayudó al emprendimiento a crecer”. En el 2016, se propuso alcanzar la máxima calidad y recorrió varias provincias del país para definir su producto: las riñoneras Utraruning son livianas, expansibles y anti rebote para deportistas.

Probó comercializar con vendedores pero no le fue muy bien y empezó a buscar alguien que le comprara. “Cuando lo decidí, empecé con unos elásticos nuevos y así llegó la oportunidad”, indicó. Estaba en la feria de San Telmo pasando un mal momento cuando su suerte cambió. Se cruzó con dos empresarios árabes que andaban por el país haciendo negocios. “Tenía que echar luz a una situación. Se me cerraba una puerta importante. Esa noche me llamaron y me dijeron que querían cerrar un acuerdo conmigo para vender en oriente”, expresó. Aun no sale de su asombro. El arquitecto y el ingeniero árabe que había conocido por casualidad, decidieron ayudarlo.

“Querían firmar contrato en tres idiomas. Esa noche me junté con ellos en un hotel, compraron unidades y hoy están en Kuwait, uno de los países más importantes de medio oriente”, siguió. Bonnatti busca ahora posicionar su marca en diferentes aeropuertos internacionales.

“A todo lo malo hay que echar luz”

“Ultrarunning” -define- es el resultado de sus prácticas budistas. Patricio Bonnati es Budista de Soka Gakkai y desde esa posición encara la vida: “Quiero ser empresario, uno de los más importantes del país y ser marca líder en Argentina en ventas, y en el mundo”. Lo dice confiado en que lo que se cree, se crea y en que el flujo de las energías positivas es necesario para alcanzar las metas. “Esto es el propósito de mi vida. Voy por mi objetivo, trato de hacer mi camino hacia ellos y no me dejo influenciar por noticias negativas”, explicó.

En este marco, dejó un mensaje para otros emprendedores o jóvenes repletos de dudas para emprender: “Hay que retomar los sueños que uno tiene y hacerlos realidad. Una amiga me decía que venda algo así sean tapitas. Cuando uno vende, no tiene techo. Yo me pongo las expectativas, configuro los objetivos y atraigo. A todo lo malo hay que echar luz”.



Te puede interesar


No se encuentran Noticias Cargadas
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer