pixel facebook
Viernes 19 de Julio de 2019

16 ° C Clima

Logo Editorial


DIA NACIONAL

“El libro podrá cambiar de soporte, pero nunca va a desaparecer”

El bibliotecario José Jaime Mulet, hijo del impulsor del Día de las Bibliotecas Populares y del primer Monumento al Libro del país, se refirió al presente y al futuro de los libros impresos


La celebración en nuestro país del Día Nacional del Libro comenzó en Argentina el 15 de junio de 1908 como “Fiesta del Libro”. Ese día se entregaron los premios de un concurso literario organizado por el Consejo Nacional de Mujeres. En 1924, el Decreto Nº 1038 del Gobierno nacional declaró como oficial la “Fiesta del Libro”. Finalmente, el 11 de junio de 1941, una resolución ministerial propuso llamar a la conmemoración “Día del Libro” para la misma fecha, expresión que se mantiene en la actualidad.

Al ser consultado sobre este tema, el bibliotecario José Jaime Mulet, hijo de Antonio Víctor Mulet, impulsor del “Día de las Bibliotecas Populares” y del primer “Monumento al Libro” del país (ver recuadro), comentó a Cronopio que en su lugar de trabajo, la Biblioteca Popular “Dr. Martín Ruiz Moreno” de la ciudad de Formosa, los textos impresos siguen siendo consultados de manera habitual, sobre todo por estudiantes de diferentes niveles del sistema educativo.

“Trabajamos para acomodar mejor lo que tenemos, y clasificamos donaciones nuevas que recibimos. Ayudamos a los estudiantes de todos los niveles; y no solo por los libros que tenemos, sino por el ambiente de estudio y de silencio que ofrecemos”, detalló.

“Quien viene a la Biblioteca, generalmente ya sabe qué libro está buscando. Pero en otros casos, procuramos orientar a la persona. No podemos tener todos los libros. Tampoco hay muchas Librerías en Formosa. También, hay ediciones que son difíciles de conseguir. Por ello, varias personas recurren al libro en formato digital. No obstante, la mayoría de las personas buscan fuentes tradicionales”, explicó el bibliotecario a este Suplemento.

Por otra parte, Mulet propuso que en el sistema educativo se siga impulsando la lectura de textos literarios de géneros que sean atractivos para los jóvenes, como el terror y el género fantástico, para así “generar lectores”, y luego proponer la lectura de los clásicos y de otras obras. “Hay que demostrar a los jóvenes que la literatura no es monótona, y que tiene muchos matices”, acotó.

También, evaluó que el libro “podrá cambiar de soporte, pero nunca va a desaparecer”, porque seguirá siendo irremplazable como patrimonio cultural, fuente de conocimiento o medio de entretenimiento.

“Hoy existe una ‘revolución’, debido a las nuevas tecnologías. Pero el libro va a seguir siéndolo, aunque sea publicado en soporte de papel o en formato digital. Hoy se pueden leer libros en soportes digitales o a través de Internet, en la PC, en la Notebook o en el teléfono celular”, puntualizó.

“El libro de papel tiene un gran valor como objeto cultural. No obstante, pienso que en algún momento, el libro impreso va a desaparecer, por razones económicas, por el espacio que ocupan los volúmenes impresos o por cuestiones vinculadas con el cuidado del medio ambiente, porque el formato impreso implica insumos que si bien en ciertos casos son reciclables, no siempre terminan siendo reutilizados. Pero el libro seguirá existiendo, más allá del soporte que tenga en el futuro”, especificó.

Para finalizar, Jaime Mulet marcó la necesidad de revisar las normativas vigentes, para evitar que numerosos libros que pueden conseguirse en formato impreso sean comercializados a través de fotocopias o copias ilegales, vulnerando los derechos de autor. Asimismo, pidió analizar una ley que facilite a los autores publicar en formato digital y comercializar a través de esa vía, como alternativa que permita eludir los costos que implica editar de forma impresa.

Monumento al Libro

El Monumento al Libro fue restaurado en 2018. (Foto: Colaboración de Luis Meglioli, desde la provincia de San Juan)

Antonio Víctor Mulet (1933-2007), desde su lugar de escritor, educador, promotor cultural y, más adelante, su rol de funcionario público, presentó varios proyectos vinculados con el fomento a la lectura. El docente propuso, a través de un senador sanjuanino, el establecimiento del 23 de septiembre como “Día de las Bibliotecas Populares”, aprobado por Decreto nacional N°1932/90, el 19 de setiembre de 1990. Además, como presidente de la Federación de Bibliotecas Populares de San Juan, inauguró el 17 de diciembre de 1988 el primer “Monumento al Libro” del país, y uno de los primeros del mundo. Está erigido en la plaza Antonino Aberastain de la capital sanjuanina.

“Mi padre fue una persona que se dedicó a ayudar a los otros por medio de los libros. Fue su vocación. Por eso creó la Fundación ‘Banco del Libro Domingo Faustino Sarmiento’, con la cual creó entre 170 y 180 bibliotecas populares, sin recibir subsidios de ningún tipo. Luego, durante el gobierno de Carlos Menem, ocupó un cargo en la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares, la CONABIP”, resaltó Jaime Mulet.

“Su trabajo me pone muy orgulloso. Lamentablemente, él ya falleció, pero quedaron las ‘huellas’. Por ejemplo, van a pasar los años, pero cada 23 de setiembre se va a seguir festejando el Día de las Bibliotecas Populares”, añadió el bibliotecario.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer