pixel facebook
Viernes 19 de Julio de 2019

16 ° C Clima

Logo Editorial


VIOLENCIA EN TIEMPOS DE REDES

Mi foto está en una página Web porno: ¿qué hago?

Muchas mujeres de Formosa se enteraron por Twitter que sus fotos se exponían como mercancía en una plataforma de hombres. Una especialista en violencia de género digital desplaza algunas dudas


* Por Daniela Carrizo

En la última semana circuló entre usuarios de Twitter la noticia de una página porno donde estaban publicadas fotos de mujeres formoseñas de distintas edades bajo el título: “Bombones de Formosa”. La publicación es de cuatro meses atrás. Hay fotos varias de mujeres que fueron robadas de sus cuentas personales de Instagram y Facebook. “Bueno gente. Empiezo con esta odisea de mostrar los bombones de Formosa. Aclaro son fotos soft, de varias redes. Hay 31 mil fotos para compartir. A los bifes”, explica el usuario que las subió.

Una joven se enteró de que su foto se publicita allí y lo repudió en sus redes. Otros compartieron la queja y muchas -muchos- entraron a ver quién más figura en la página sin su consentimiento. Pero tuvo un efecto contraproducente. En diálogo con La Mañana, la secretaria de la Fundación Activismo Feminista Digital, la abogada María Eugenia Orbea, explicó cuál es el marco legal en torno al acoso digital y la sexualización de las mujeres en páginas como éstas. ¿Qué podemos hacer y cómo cuidar nuestros materiales?

“Poringa es un desprendimiento de Taringa, que es un portal de intercambio de archivos, pero en este caso se sube contenido adulto. Se trata de una comunidad autogestionada donde cada uno de los usuarios, que son hombres en un 99,9%, suben materiales al portal”, explica María Eugenia. El portal viene acumulando denuncias desde el 2011, y como éste hay miles. Se las llama páginas parásito porque casi todo el contenido que se sube son fotos robadas de las redes o bien fueron sacadas con el consentimiento de la persona pero para que quedaran en el ámbito de la pareja o expareja, pero no para su publicación y difusión.

En el último tiempo, se sumó una modalidad con un plus de gravedad. Eugenia explica que ya no sólo se publica el material de la víctima sino que además se acompaña con el dato personal que la hace identificable, como el número de teléfono, la dirección o las redes sociales. “A la difusión no consentida del material íntimo inicial se suma un acoso posterior, porque estaban todos tratando de comunicarse con la víctima. Esta combinación de modalidades de la difusión de imagen y datos personales la llaman: el pack”, explicó.

¿Existe un marco legal?

“Tenemos un vacío normativo importante. La difusión de material íntimo sin consenso no está penalizada, aunque se puede recurrir a la Justicia”, explicó la especialista. De todos modos, recomiendan hacer la denuncia. “Al estar en Internet, el fuero federal es el competente. Se puede hacer la denuncia en comisarías o en el fuero federal o penal en función a qué quiere denunciar la víctima: si se quiere que bajen la foto y la plataforma no da respuesta, o bien ir al fondo de la cuestión y saber quién fue. Según el caso, le vamos buscando la vuelta para que se investigue, comentó.

La Fundación Activismo Feminista Digital es una Organización No Gubernamental de Argentina. Aborda temáticas que surgen de la incidencia de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la vida de las mujeres a través del ciberfeminismo. Impulsa la discusión, la investigación y el desarrollo de todo lo concerniente a los derechos digitales de la población femenina en Latinoamérica. También asesoran o intervienen en la búsqueda de un espacio virtual libre de violencias y desigualdades.

Mi foto está en un portal porno, ¿y ahora?

Lo primero que hay que hacer cuando nos encontramos expuestas en este tipo de portales -dice Eugenia- es copiar la dirección URL que aparece en la barra de arriba. “No sirve como prueba la captura de pantalla porque no se puede acreditar sobre una foto la autenticidad del contenido. Por eso es importante copiar la dirección donde se subió la foto o video. Si se hace la denuncia, se puede pedir lo que se llama el hackeo de la prueba, que vendría a ser una constatación de la prueba por parte de escribanos pero a través de un perito informático”.

1) No difundir el link

El principal error en el caso de las formoseñas que aparecieron en esta página fue la difusión de la URL. “‘¡Importante! Vi recién un tweet de una chica de Formosa de quien publicaron fotos en una página porno. Entré para revisar si no habían subido una mía y vi fotos de muchas chicas, entren y denuncien por favor. Les dejo unos links’”, fue uno de los mensajes que más se reprodujeron en las redes. Pero “el repudio” terminó beneficiando a la comunidad que cosifica a las mujeres. Eugenia lo explica: “Lo mejor es no reproducir la dirección donde aparecen las fotos o videos porque eso fomenta mayores visitas y hace que los algoritmos lo detecten como algo de interés. Entonces, los mismos algoritmos te devuelven esa publicación en modo de publicidad. El efecto que queríamos nosotras, disminuir la cantidad de ingresos, se da a la inversa: se difunde más todavía”.

2) Guardar los links antes de denunciar

“Para denunciar en redes sociales, lo ideal es hacer una captura de pantalla pero no copiar los links, porque cuanto más click, más ganan los portales”, comentó la secretaria de la fundación y recomendó que “si tienen intenciones de formalizar la denuncia, es importante no dar de baja hasta tener resguardadas las pruebas”.

Todas las plataformas deben tener mecanismos de denuncia directo: Poringa lo tiene. Pero a veces es incontrolable. “En el caso de la denuncia que hemos hecho desde la Fundación a portales como éste, pasó que lo dieron de baja con celeridad. La desventaja es que para ese entonces, el contenido se reprodujo a miles. Y por más que le den de baja, al otro día lo tenés subido por otro usuario, justamente por cómo opera la misma comunidad de Poringa, mediante el intercambio de archivos”.

3) Que no cunda el pánico

A esta altura, la cuestión es irrefrenable. Por eso la fundación, en su activismo, hace hincapié en la prevención. “Por eso instamos a la alfabetización digital. Si tenemos ganas de mostrar cierta foto erótica nuestra en nuestras redes sociales tratamos de que las mujeres tengan conciencia del riesgo que significa”, expresó, aunque advirtió: la solución no es censurarse.

4) Cuidar detalles

“Más allá de la publicación de una foto personal en redes, hay ‘tips’ para lo que se llama el ‘sexting’ seguro. La solución no es no sacarse fotos, no filmarse, es parte de nuestra libre sexualidad. Así como la tecnología invade todos los ámbitos de nuestra vida, también tenemos una sexualidad digital; la idea es disfrutarlo pero sabiendo que tenemos un séquito de violentos pendientes. Entonces, recomendamos adoptar ciertas medidas de resguardo, como blurrear algún tatuaje o alguna característica que nos haga identificables”, explicó. Otra de las recomendaciones fue que “conozcan a sus seguidores”.

El vacío de las redes sociales

“Nosotras presentamos un proyecto para la penalización de la difusión no consentida de material íntimo, el acoso virtual y el acceso indebido a redes sociales. El acceso indebido a sistemas informáticos ya es delito, pero la Justicia, que es machista, considera que las redes sociales no están contempladas dentro del término ‘sistemas informáticos’. Hay otros proyectos que se dieron en el marco de la reforma integral del Código Penal, con lo que no estamos de acuerdo, ya que introduce elementos subjetivos”, manifestó Eugenia Orbea.

“Cuando se difundiera algo que fuera gravemente ultrajante para la víctima, se menciona en el proyecto. Pero es relativo. De allí salen fallos donde dicen que ‘la chica siguió con su vida, por lo tanto tan mal no le fue”, agregó.

Hasta el momento, la legislación es nula. “Los únicos delitos informáticos tipificados tienen que ver con delitos de índole económica. Pero los que tienden a proteger derechos personalísimos, como la intimidad, no están contemplados”.

María Eugenia Orbea es abogada especialista en Violencia de Género Digital y Tecnologías de la Información y la Comunicación



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer