pixel facebook
Jueves 18 de Julio de 2019

18 ° C Clima

Logo Editorial


#DíaDeLaBandera

Manuel Belgrano: “Hoy mi ancestro le haría mucha falta a la Argentina”

Nieto en quinta generación y tocayo del Creador de la Enseña Patria, habló con La Mañana sobre su familia y el legado. También señaló la contradicción de que se lo admire tanto pero no se hayan resuelto “más de 200 años de desencuentros” entre los argentinos


Al conmemorarse hoy el Día de la Bandera, es verdaderamente especial para La Mañana poder entrevistar a Manuel Belgrano. Si bien no es el prócer nacional, sí es portador de su sangre y su nombre: el presidente del Instituto Nacional Belgraniano es su chozno, es decir, nieto en quinta generación.

“Hoy Belgrano le haría mucha falta al país. Hace falta un patriota que tenga la capacidad para vencer los requerimientos personales, las mezquindades, para poder unir a todos los argentinos”, consideró al iniciar la nota con este Diario.

Como inspirado por su ilustre pariente, sentenció: “Los países salen unidos, nunca peleados entre sí. No existe una Nación que se pueda conformar, tener logros y, aun más, que pueda subsistir si está eternamente enfrentada”. Insistió en que los argentinos “llevamos más de 200 años de desencuentros y cada vez crece más”. Por eso consideró que debemos tener la sabiduría y sobre todo el patriotismo para dejar de lado las mezquindades y saber que hay que unirse.

Admirado pero no imitado

Por eso coincidió con La Mañana en que es contradictorio que todo el país admire al creador de la Bandera pero continúe la corrupción, la desunión y las injusticias: “Se lo quiere, se lo respeta, pero hay que ver cuántos lo imitan”.

Reconoció que hay aspectos principales por los que se respeta y quiere a este Padre de la Patria. Primero, su sacrificio y entrega a la Patria, a la que “le dio absolutamente todo”; después, porque hizo cosas para las que no estaba preparado, “principalmente ocupando un rol militar sumamente importante, valioso y reconocido hasta por el propio San Martín, siendo él un hombre civil”. Recordó aquí que su ancestro “era abogado, tenía un cargo perpetuo en el Consulado de Buenos Aires y, sin embargo, toma las armas”.

Ese sacrificio, agregó, “hace que sea una gran persona, alguien querible, y cuando lo estudian lo quieren aun más. Ahí descubren al Belgrano educador, no sólo por las palabras sino por los hechos: fundó escuelas, academias de dibujo, de náutica, de matemáticas, artes y oficios y de comercio; eso ya en el Consulado, antes de mayo de 1810. Después, cuando cobra premios, los donó para hacer escuelas”.

Llevar el apellido

Pese a su nombre ilustre, Manuel Belgrano Lastra –su nombre completo- asegura a La Mañana que camina por la calle como uno más. Es licenciado en Administración Agraria, profesión que lo tiene recorriendo permanentemente localidades de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, las rutas más extensas las recorre llevando el legado del Creador de la Bandera a todo el país, respondiendo a llamados de escuelas, instituciones y realizando visitas en fechas patrias.

“Me educaron en que me llamo Manuel Belgrano y puede ser que tenga una responsabilidad, pero soy uno más”, insiste. Sin embargo, reconoce que desde la presidencia del Instituto Nacional Belgraniano –que forma parte de la Secretaría de Cultura de la Nación- “estoy más expuesto, requiere mi respeto pero también es un honor para mí”.

“¿Desde cuándo entendió quién era su pariente histórico?”, consultó La Mañana. “Cuando uno va creciendo. Sin embargo, pasaba que estaba en la escuela y en las fechas patrias, cuando por ejemplo en mayo nombraban a los integrantes de la Primera Junta, tenía 40 compañeros que se daban vuelta a mirarme cuando nombraban a Manuel Belgrano. Entonces comenzaba a conocer, a preguntar en mi casa y de a poco fui enterándome quién era ese hombre que tenía mi nombre”, recordó con humor.

Más allá del apellido y la sangre –nada menos-, en su casa ya no quedan pertenencias del prócer: todo lo que poseían lo donaron a los museos, desde un pequeño recipiente donde guardaba tabaco, pasando por documentos y hasta el retrato más famoso del general, abogado, periodista y economista: aquel que lo muestra sentado, con las piernas cruzadas, pintado en 1815, atribuido al pintor francés Francois Casimir Carbonnier.



Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer