Domingo 16 de Junio de 2019

19 ° C Clima

Logo Editorial


Sufrimiento, resentimiento y perdón

Por Tona Galvaliz


¿Por qué sufrimos? Sufrimos y nos duele el alma por una herida que surge de la lectura particular que hemos hecho de lo que nos tocó vivir que nos lastimó y afectó o vulneró un valor personal.

¿Tuviste alguna vez la impresión de sentirte engañado, estafado, decepcionado o abusado de tu persona, percibiendo que jugaron con tus expectativas y sentimientos, avasallado o manoseado tu dignidad, recibiendo humillación y ofensas?

¿Te has frustrado por eso que sucedió, por cómo lo viviste o por lo que esperabas que pase y no pasó?

Sabiduría es lo que hacemos de las experiencias apostando al encuentro con sentido.

Cuando no sanamos las heridas, ellas quedan atrapadas en nuestro interior, resonando como un disco rayado, doliéndonos una y otra vez, más allá de cuándo se hayan generado.

¿Qué relación tenemos con nosotros a partir de esa herida?

Con el transcurso del tiempo, quedamos atrapados en la emoción del resentir, experimentando una y otra vez esa emoción original negativa causada por nuestra interpretación de la vivencia. 

Vivir desde el resentimiento es vivir con hiel, incapaces de captar el gusto por la vida, lo valioso de las cosas, de los otros y de uno mismo.

Es tener una mirada miope que produce angustia, sin perspectivas alentadoras, censurando la posibilidad de ser y de realización.

¿Cómo darse cuenta si estamos viviendo resentidos?

Porque volvemos a sentir malestar e insatisfacción como si fuera hoy al recordar lo que pasó ayer.

Puedo resolver el resentimiento personal. ¡Sí!


¿Cómo recuperase del resentimiento?

1- Comienza con darse cuenta, asumiendo y reconociendo que he sido lastimado.

2- Comprender que las emociones producidas por un dolor pueden generar o una herida o una huella, dependiendo de la elección que cada uno decide dar a la vivencia traumática.

Agudizar la conexión interior y escuchar a nuestra conciencia espiritual, que es esa voz interior manifestándose como una voluntad, como una decisión con sentido que invita a perdonar o perdonarnos y dejar ir al malhechor, resignificando para quedarse con lo bueno de la historia.

Esta acción es el recurso sanador que permitirá transformar una herida en una huella.

Viviendo desde la herida, estaremos atrapados en una prisión emocional negativa y nunca podremos ser felices.

En cambio, desde la huella nos abriremos a posibilidades creativas de resolución, de realización y de sentido, descubriendo la riqueza de la experiencia que produjo dolor.

3- Nos trascenderemos y seremos grandes con esa mejor versión nuestra, al tomar la decisión de perdonar/me, liberar, dejar de tener de rehén al ofensor, dando por cerrado para finalizar el círculo de la deuda y permitirnos abrirnos a lo nuevo.

Perdonar no es olvidar.
Es recordar sin que duela y aprender del error.

Perdonar es un acto voluntario, una decisión de dar respuesta libremente, adoptando una actitud proactiva frente al agresor.

Perdón: PER = por encima; DONARE = entregar, regalo, algo que es dado, "por encima de".

4- Dar la bienvenida a la reconciliación.
Re = reiteración; CONCILIARE = volver a unir. Reconstruir, reunir a su estado anterior.

¿Cómo es el proceso del perdón?

A perdonar se aprende y tiene su proceso.

Es un espacio donde la persona accede a tocar el dolor, la tristeza, la soledad, el abandono, la indigencia, el propio errar en su vida, etc, y la manera en que se da esto en su relación con otro, dándose una oportunidad más para abrirse y decir sí a la vida.

Cómo ser feliz, caminar liviano y con sentido.
Cambia de perspectiva y descubre la magia.
Revisa tus paradigmas y creencias que te limitan.
Ten claros tus propósitos de vida.
Redefine tus valores.
No presiones ni te exijas, fluye.
Di más ¡gracias!
Come despacio, disfruta cada bocado.
Relájate, respira profundo.
Suelta el control.
Sonríe, canta, baila, muévete con más frecuencia.
Prioriza la paz, tiende puentes, no siempre tienes razón.
Ponte en el lugar del otro.
Rodéate de gente optimista.
Pasa más tiempo con amigos verdaderos.
Vive el ahora.
Toma sol.
Disfruta la naturaleza.
Ayuda y acompaña a otros.
Cuida las plantas y ama las mascotas.
Ponles color y sabor a las cosas.
Deja ir.
Suelta.
Recalcula.
Acéptate.
Perdona.
Aprende.

¡La vida es lo que decides!














Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer