Jueves 20 de Junio de 2019

19 ° C Clima

Logo Editorial


Cuba enfrenta una nueva época de escasez por falta de dólares

La Habana anunció que sustituirá importaciones con el fantasma de la crisis del 90 en el horizonte. EE.UU y Venezuela, dos problemas para el gobierno.


Con temor por el futuro y una cuota de realismo, Cuba se prepara para una época de vacas flacas. El último indicio de los problemas en el horizonte lo dio el ministro de Economía y Planificación Alejandro Gil.Al comparecer durante una sesión extraordinaria de la Asamblea Popular (Parlamento), informó que el gobierno comunista tiene serios problemas para conseguir divisas extranjeras y que, por tanto, reducirá sus importaciones y revisará a las empresas que hoy tienen esta tarea para presionar por la sustitución de sus compras externas."Los planes de compras en el exterior los vamos a revisar en conjunto con las empresas con el objetivo de disminuir las importaciones y buscar las soluciones a las demandas en el territorio nacional", dijo Gil este fin de semana en la sesión especial del Parlamento encabezada por el expresidente y primer secretario del Partido Comunista, Raúl Castro y el actual mandatario, Miguel Díaz-Canel.Las prevenciones tienen su lógica. La isla debe prepararse para afrontar una crisis económica y un desabastecimiento derivados del incremento de la hostilidad estadounidense hacia la isla bajo el gobierno de Donald Trump y a su aliada Venezuela, cuya economía en caída libre dificulta otorgar a La Habana miles de barriles de crudo a precio preferencial como ocurría bajo la gestión del fallecido Hugo Chávez.Pese a todo, el expresidente Castro abrió el paragüas y aclaró que no se llegaría a una situación tan crítica como la vivida en los años 90, bajo el llamado "Período Especial", la crisis sufrida por Moscú tras la caída de la Unión Soviética, el principal aliado de Cuba de entonces."Hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía, pero tenemos que estar preparados para la peor variante", manifestó. Muchos cubanos recuerdan con malestar aquella época, cuando el colapso soviético los dejó sin combustible, con grandes apagones, serios recortes en los alimentos y una caída del 36% en su Producto Interno Bruto entre 1990 y 1993.Actualmente la isla recibe la mitad de su petróleo de Venezuela con planes de créditos blandos al tiempo que muchos de sus ingresos dependen de la venta de servicios profesionales a dicho país, pero también tiene crecientes ingresos de turismo y remesas. "Es necesario que estemos alerta y conscientes de que enfrentamos problemas adicionales, y que la situación podría agravarse en los próximos meses", añadió Castro.Los nubarrones se ciernen sobre la isla a partir de la crisis del chavismo, así como del fuerte incremento de sanciones financieras de Estados Unidos para presionar por un cambio en el modelo político de la isla. Cuba sufre también falta de materias primas para su industria y no tiene dinero para pagar a sus proveedores.En ocasiones, muchos de los directivos de las empresas estatales suelen quejarse de la burocracia comunista, al mismo tiempo que sus socios extranjeros lamentan que Cuba no pague sus deudas.El ministro Gil insistió en la urgente necesidad de sustituir importaciones de alimentos y combustible -que este año alcanzan una factura de US$ 5.000 millones, dijo-, así como los insumos de la industria turística, el motor de la economía, a fin de que cada dólar que ingrese por este sector no se gaste para traer productos de afuera, desde toallas hasta frutas.La sustitución de importaciones suele ser difícil para la industria debido a la poca producción local, que se concentra principalmente en áreas de poco valor agregado y con problemas, incluso en su circulación.Aunque Cuba nunca tuvo abundancia de productos o marcas, las tiendas lucen un poco más vacías y algunos productos aparecen intermitentemente como pollo, huevos, leche en polvo o papel sanitario. Directivos de las firmas importadoras estatales -los únicos que operan el comercio minorista- indicaron que hay falta de liquidez en el país.Trump revirtió la política de "deshielo" de su predecesor Barack Obama a fin de presionar un cambio de modelo político en Cuba, mediante limitaciones a los viajes de estadounidenses y mayores sanciones a la economía de la isla a través del bloqueo económico que Washington impone a La Habana. Fuente: www.clarin.com
Comentarios
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de moderar los comentarios y eliminar aquellos que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.
Todos los Derechos Reservados © 2019 Editorial La Mañana

La Mañana
RSS
Sitemap

Redes Sociales
Facebook
Instagram
Twitter

Miembro de
Logo Adepa
Adherente a Programas
ONU mujeres

Logo Footer