Formosa, Domingo, 16 de diciembre de 2018 - 11:Dec:08 - loading
Guru Soluciones Hola Argentina

Produced by Gordon Raphael

13/11/2018 El destacado productor internacional Gordon Raphael presentó en Formosa, junto a su banda, “The Wild Cards”, su disco debut, “Sleep on the radio”

Gordon Raphael habla sin cesar. E intenta dejar todo en claro, sin intersticios que escapen a su retórica. Se ocupa de que su traductora transmita fielmente el mensaje que quiere dar. Gesticula con notable énfasis y sus cejas hacen las veces de enormes comillas en su discurso en cada sentencia. 

A menudo, cuando emprendemos la aventura de oír un disco, nos figuramos el universo del artista, sus inspiraciones y estados de ánimo que lo llevaron a crear tal o cual canción. Pocas veces, sin embargo, el trabajo del productor musical es traído a escena, y la importancia capital que supone su pericia y su técnica. Gordon lo sabe. Y no le pesa. Entonces nos deja en claro su tarea: “Lo importante de mí como productor es interpretar al músico. No importa mi marca, ‘la forma en que Gordon trabaja’. No se trata de poner mi sello, sino que trabajo de otra manera. Al ser músico también y al haber trabajado tanto en mi propio material, no tengo tanto el sello de ser un productor, sino que mi mirada va más desde el lado artístico. Y no es mi impronta lo que importa en el trabajo del otro. Al haber tenido la oportunidad de trabajar con grandes productores, vi que el ego es un problema. Y entonces, no tenían tanta apertura hacia el arte sino más como de directiva. Y eso me dio la pauta de algo que no me gustaba ser como productor. La cuestión es escuchar al músico; no imponerse, sino preguntar y hacer contacto con el artista, con lo que tiene ganas de hacer, con su arte, de qué manera quiere hacerlo, cómo quiere sonar, con qué características…”. 
 
Este singular productor originario de Seattle tuvo renombre en el mundo de la industria musical al haber colaborado en 2001 en “Is this it”, disco debut de la banda de rock The Strokes (también produciría su siguiente trabajo, “Room on fire”, en 2003), con el que alcanzaron el éxito comercial y el elogio de la crítica, con un sonido descarnado, abrasivo y sin demasiados artificios, rompiendo con la visión saturada, sombría y desencantada del nu metal, que venía dominando el mercado por aquellos años.

En aquella oportunidad -recuerda, a propósito de lograr dar con el sonido apropiado que la banda buscaba-, “con la voz de Julian Casablancas -frontman de The Strokes- llevé la distorsión a su máxima expresión. Entonces a Julian no le gustó el sonido tan saturado y me preguntó: ‘¿Podés lograr un sonido como el de unos jeans que no sean demasiado nuevos, pero que tampoco tengan demasiados agujeros?’”. 

Además, Gordon se encargó de la producción de “Soviet kitsch” (2004), tercer disco de la pianista ruso-estado-unidense Regina Spektor, con quien -recuerda- quedó “impresionado por su magia como pianista, ya que puede hacer melodías versátiles con la mano izquierda y la derecha, y al mismo tiempo cantar melodías atípicas y raras. Y esta manera salvaje de tocar de Regina me llevó a ‘microfonear’ de manera especial el ambiente”. 

“Tanto The Strokes como Regina me dijeron básicamente lo mismo: ‘Queremos sonar como sonamos en vivo’, sin demasiada información adicional, sin overdubs (capas de audio) que alteren el sonido natural de su música’”, rememora. 
 
Pero Gordon no duerme sobre su prontuario de éxitos como productor. A sus casi 60 años, acaba de lanzar su disco debut, “Sleep on the radio”, con una banda de músicos argentinos, “The Wild Cards”, presentación que lo trajo a Formosa en el marco de su gira por Latinoamérica con la que recorre diversas ciudades de Argentina y también de Perú, Chile, Brasil y México. En sus propias palabras, se trata de “una combinación de todo lo que escuché desde chico: rock, psicodelia de los '60, punk rock y música con sintetizadores. Este disco significa para mí que finalmente algo de mi propia música, algunas de mis canciones favoritas, están saliendo al mundo para hacer nuevos amigos”.

Apelando siempre a su histrionismo latente, celebra que si bien se mueve entre Nueva York, Londres y Berlín, en Buenos Aires pudo encontrar la furia y la pasión desmedida por el rock. Así es como define a los músicos argentinos de su banda: “Se prenden fuego como un cometa y explotan todo el tiempo”, lo que lo hace sentir vivo y con gran energía para tocar sus canciones. 

Actualmente y de forma paralela, está produciendo el segundo disco del emergente artista argentino Rocco Posca, trabajo con el cual tiene grandes expectativas estéticas y humanas: “Como productor, mi intención principal es asegurarme de que los artistas disfruten el proceso y que estén extremadamente contentos con el resultado final”. 

“Sleep on the radio” es definido como “algo de psicodélica, electrónica del espacio exterior, un poco agresiva y punky en algunos temas”. Un catálogo de canciones que el propio Gordon fue escribiendo a lo largo del tiempo, con diferentes matices que referencian sus propias vivencias en diferentes etapas de su vida, desde que apenas era un adolescente. 
 
Con una visión casi romántica del rock de los años 60 y 70, rehúye de los shows prolijos, las canciones perfectas y la minuciosidad en el autocontrol de las emociones, y rinde culto a la música un tanto más sanguínea y espontánea que -asegura- va perdiendo fuerza en pos de la técnica y la máquina. 
 
“I sleep on the radio’, que da título al álbum, es una canción que Gordon compuso a principios de los 80, en alusión a que de niño, solía ocultar bajo la almohada su radio portátil para engañar a su madre y luego quedarse dormido escuchando música toda la noche, en tiempos en que la new wave ganaba las estaciones y un atormentado Ian Curtis danzaba sin parar en la radio, al ritmo de un asalto convulsivo y errático.

Washington

Comentarios

MAS NOTICIAS
Matías Arriazu regresa a Formosa con una propuesta imperdible
Cronopio
Después de recorrer rutas latinoamericanas y de brindar dos conciertos, en Foz de Iguazú y en Asunción, dará una clase magistral en esta capital. Dónde inscribirse
“Si no hay público con quien compartir, no hay artistas”
Cronopio
“El arte es búsqueda constante, es un agente de cambio de realidades y un poderoso generador de vínculos y afectos”, definieron Olga y Marina Liz Romero, dos artistas que participaron recientemente de BADA