Formosa, Viernes, 16 de noviembre de 2018 - 19:Nov:33 - loading
Hola Argentina

“Enemy of the State”

01/09/2018 Una columna de opinión de Carlos Alberto Roble

Sin lugar a dudas, Estados Unidos es desde hace varios años la potencia más importante de todo el mundo y quizás también sea la mayor fuerza militar, económica financiara, cultural y comunicacional de toda la historia.

Tal es así que tan sólo moviendo el cursor de un ordenador personal en algún lugar de la Gran Manzana, los efectos se sienten como un huracán en los puntos más pobres del planeta.

Con su conocida estrategia de inventar guerras so pretexto de asegurar la libertad y la democracia en varios lugares del mundo, dejaron sólo marginalidad, territorios arrasados que, paradójicamente, ellos mismos financian para restaurar.

“Enemigo del Estado” es una película estadounidense de 1998 dirigida por Tony Scott, y cuyo argumento trata sobre un grupo de agentes renegados de la NSA que asesinan a un político congresista y tratan de muestra detalladamente el poder real que tienen a la hora de ejecutar sus planes y lograr sus objetivos. Pero sabemos que la realidad supera a la ficción, a tal punto que en la actualidad, la mayor potencia del mundo controla la totalidad de las comunicaciones que usamos a diario, tiene el control absoluto sobre la tecnología y del uso doméstico que les damos a todos los soportes digitales. 

Todo lo que vemos por la TV, lo que vemos por las redes sociales, lo que chateamos con amigos… todo, las conversaciones y llamadas… todo, absolutamente todo, está bajo su control, igual que en la película “Enemy of the State”.

Ahora bien, pensar que los argentinos estamos por fuera de este control es un absurdo infantilismo que no nos podemos dar el lujo de tener. Basta con leer las declaraciones del nuevo embajador de los Estados Unidos en la Argentina para saber dónde estamos parados.

Este funcionario americano expresó que llega al país con el objetivo de ganarse el respeto, que viene con el título de embajador a representar a su país lo mejor que pueda. 

Como hombre de la Justicia, también dijo que su intención es trabajar “con los abogados y jueces de la Argentina para mejorar el sistema judicial y fortalecer la confianza de la gente en el sistema judicial”. No hace falta explicar mucho más par saber a qué vino el embajador de la potencia más grande del mundo.

Esto no hace más que ratificar la concepción de inminencia de esta super potencia, que hace imposible un mundo por fuera de sus intereses, porque ni siquiera el delito (en todas sus expresiones y variantes) queda fuera de su control, manden el tráfico de armas, las drogas y las tempestades económicas de los países subdesarrollados. 
 
Por eso, hoy más que nunca resulta absolutamente necesario repensar y replantear la estética de la recepción, con caminos alternativos que nos dejen ver la luz (aunque sea de lejos), detrás de tanta oscuridad.

Es necesario que seamos partícipes y transformadores de este tiempo histórico y que tengamos un horizonte de expectativa objetivo, sabiendo que el mundo se prepara a cambiar y girar en los próximos años hacia una visión más humana, más social, con mejor distribución del ingreso y, sobre todo, más democrática y pacífica. La batalla no será fácil, sobre todo porque “Il Burattinaio” desplegará todo su poderío.

Comentarios

MAS NOTICIAS
“Para cambiar el mundo, primero hay que cambiar la forma de nacer”: la lucha de las mujeres por un parto respetado
Sociedad
La columna de Heliana Guirado, periodista y licenciada en Comunicación Social
Colón: un hombre mató a su esposa, a sus tres hijos y se suicidó
Sociedad
Tenía una restricción de acercamiento por abuso sexual pero rompió la medida para desatar una masacre.
La UIF insistirá en la reapertura de la causa por presunto enriquecimiento ilícito de los Kirchner
Sociedad
El organismo reclamó que se aplique el criterio de “cosa juzgada írrita”